Páginas vistas en total

miércoles, 9 de mayo de 2012

POEMA DE AMOR

Preciso un nuevo tiempo para sumar mis cobardías a la nada del alba y a la nada de ti,
Preciso mis nuevas fuentes de poder en los extremos del tiempo,
Una ecuación que no te contenga
Pero sin sonidos envolventes de arrugados símbolos,
Sin cloroformo para las lentillas, ni los días,
Un hilo de piedra cruza tu occipital sin sombras en las mantas,
Una garza de cristal tiene tu móvil en una pata y dice hola con esa crema que les sobra a las hamburguesas,
Y en el espejo están los niños del tiempo mirando sus cabezas peladas como dientes
Pero todo a través de un gran ojo colonoscópico y conspicuo
¿Has empujado la metralla de los años? ¿Sigo riéndome de que un hombre se llame Taras Vulva?
Mira como me miran todos aquellos lo hago bien,
Vienen con sus cenizas en los labios y con sus perros atados,
Fuman teclados en los establos donde se ordeñan a sí mismos
Y sus nombres son números con operarios, rubias con tetas, tetas con rubias,
Y sellos coleccionando señores calvos.
Al sexto día desperté en el sexto mandato,
Tenía cromos repetidos cosidos a los párpados de los patos,
Y cruce la ciudad con los bolsillos hacia fuera,
Entonces lamí la luna de los parques y las botas de Enma,
Estaba solo pero mucho más fuerte
Y no sabía de dónde procedía mi fuerza
Creo que era porque fui cantado por alguien,
Su voz estaba en los infiernos y se movía en tu boca como lo que imaginas,
El que me quiso encerrar en el aula veinte
Cuando no había más que un cuarto de baño
Y en las cortinas se cagaban los pájaros.
El sistema ha caído, guarda tus medias de redecilla,
Tal vez nos sirvan para hacernos un café de puchero.
Mis manos manejan tu oscuridad, el resorte se ha vuelto nube,
Una mirada clara sobre tu ropa tendida al sol,
Y el ojo que te falla en la coronilla de la cornisa donde a veces vomitas.
Lo que mejora lo realiza lo que indica tu sueño,
Barreños azules y aquello que comienza por la forma de la extinción,
Pero hay algo de más en mí que estar vivo en lo siniestro,
La fiebre de tu mente cobertizo lechal,
Aquellas voces que reverberan en las cimas en las que se incluyen,
El renglón en el que colocas tu vida, espejo sucio para escribir mejor:
Tu rostro en un espejo sucio, forzar la ráfaga,
Codicia,
Ego.
Me detuve en lo que nunca fue nombrado,
Tus bragas de muñequitos como sus dominios me hirieron,
Reconozco que la frontera no está en la luz
Y alguien debe limpiar los churretones del frigorífico:
Lo simple ha huido
Por la escala del tedio
Hacia el tejido de las cosas creadas
Y el tiempo espera condenación.
Mientras tanto hay que pagar facturas
Porque si no en la sonrisa crece el fango
Y la cadena no se repite pero pesa
Porque no todo nos arrastra hasta el fondo,
A veces los problemas nos elevan.
No habites en las lágrimas,
Se poderosa
Con tus rasguños y tus luces y recuerda:
Al fin todo lo que destruye está vivo,
Ningún afán es noble,
Te esperaré hasta el día en que mi vida ya tenga vida propia
Comiendo macarrones en lata, pensando en afeitarme
Con mis camisas blancas sin planchar.