Páginas vistas en total

miércoles, 17 de octubre de 2012

LA NOCHE (escrito en el año 20029

TRAGAR UNA NOCHE INMENSA TRAGADO POR UNA NOCHE INMENSA, ERGUIDO PORTADOR DE UN SUEÑO DEFORME, POESISONES TORMENTOS POR BATIENTES ESPEJOS DONDE LOS EXTRAÑOS ME VIGILABAN POR BATIENTES ESPEJOS DONDE LOS EXTRAÑOS ME VIGILABAN, HOY TODO ES DOBLE, DOBLE ES TODO, LOS OJOS ME RONDABAN CÓMO UNA MANADA DE GATOS HUÉRFANOS, LOS GATOS HUÉRFANOS ME RONDABAN CÓMO UNA MANADA DE OJOS. ROMPO EL ESPEJO. TODA LA VIDA BUSQUÉ EL LENGUAJE, LA MAGIA DE LA EVOCACIÓN EN EL SIGNO PERDIDO, EL EFECTO DE LAS PALABRAS CÓMO MUERTE, RAMERA, SALVAJE, DESNUDO O PERDURAR, PERO CON UN VOCABLO LA OSCURIDAD NO TE ENVUELVE, CON UN VOCABLO NO PUEDE ARDER TU SANGRE, UN SÓLO VERBO PARA LA INVOCACIÓN, UN SÓLO NOMBRE, UN SÓLO DON QUE SE TRANSFIGURA, UNA PLEGARIA DEL FUTURO CUMPLIDA, OFICIANTE Y ORÍFICE DE LA PALABRA, GALERÍA DE PENAS. PIENSO EN ESAS PALABRAS QUE BASTARON PARA QUE YO ENFERMARA Y EN TODAS AQUELLAS QUE NO SE HICIERON SINO PARA ARDER, LAS QUE ALIMENTARON MI ODIO, PIENSO EN TODAS AQUELLAS PALABRAS QUE ALIMENTARON MI ODIO... ¡CIERRA EL ESPEJO, SÓLO GUARDÉ UN MANOJO DE AQUELLAS QUE ME PERMITIERON DOMINAR, EL SORTILEGIO PARA HACERME, EL DELICADO HECHIZO Y NO SU IRREVOCABLE MUTACIÓN! ...YA SÉ QUE NO SOY DIOS SINO UNO DE SUS MÁS GENIALES E INMORTALES POETAS Y QUE SI HE CONSEGUIDO REENCARNARME EN ESTAS BLANCAS MANOS QUE TECLEAN FRENÉTICAS SIN QUE COMPRENDAS QUE YO SOY EL QUE ESCRIBE, QUE YO SOY EL POETA, QUE YO SOY INMORTAL, QUE YO SOY EL QUE HABLA POR TU BOCA TÚ NO SABES QUIÉN ERES. TÚ.

NÚMERO DE MIS AÑOS (poema escrito en el año 2002)

1 Miré tu rostro con su carga de tiempo, revuelvo el agua negra del espejo. 2 El aire oscurecía los objetos, yo era un obstáculo en mi propia huída. 3 Mi cuerpo se desperdició en el tiempo donde no existió nadie, permanecí en el centro de lo invisible. 4 Abandonada luz en uno de tus aires de dejadez, fumando cómo una vieja prostituta. 5 Descúbreme la inexplorada senda, no me cargues ahora con tu costal de sombras. 6 Caricia de la sangre viva, vuélvete amarga. 7 Miré hacia el horizonte cómo quién mira a un espejo y fuí tu luz. 8 Estuviste con esos que dijeron que la vida era un círculo y miraste su piel convertirse en cristal. 9 Mira la vida pero no la juzga, es cómo un niño. 10 La belleza era una mística, desde el perfil o desde el filo del tiempo resbalaba. 11 Finitos términos donde cohesionar tus raíces, donde amarte cómo un perro rabioso. 12 Poeta en otra parte antes de sentirte cómo un cuerpo corrupto entre la niebla. 13 Esconderte entre campanas de silencio, resucitar entre un millón de colibríes. 14 Asombrado puñal cuya carne invisible no atraviesas. ¿Qué placer en tu oscuro vaivén reflejaba el perfil de tu filo acariciado por el veneno? 15 Rompiente salitroso cuyo eco de voz aún permanece en mí, absoluto de espumas, corriente venidera, abrasa de salitre la blanca piel del mar. 16 El rostro por un minuto, sofocado de aliento pensó en gritar y romper la clavícula del espejismo, enterrar en la arena del mar su garganta dorada. 17 Corsé de palabras enjabonando tu retórica, paradoja de tu lengua atrapada, buril de tu silencio, pausada sombra que se detiene y avanza. 18 Meditando entre extrañas flores conseguí encontrar la apariencia. 19 Desgajándose del aire voy confuso por los límites del tiempo. 20 La semilla del sueño prendía besos en mi alma herida de belleza. 21 La mirada rozaba el sopor que tutelaba el cuerpo, dominio de un oscurecido sentimiento de amor. 22 Soñé por un jardín perfumado tu fantasma blanco persiguiendo la voz que escapaba de ti recorriendo mi nombre. 23 Tu cuerpo se desplegaba cómo un arco irís y cada poro de tu piel era una gota que yo llenaba con mi luz. 24 Amanecer en un rostro donde el amor ha repartido su semilla volada y dormir en sus ojos. 25 Cariz que tomaba la belleza apuntalada en su cima pasajera del mundo, dormitorio de velas apagadas con tres libélulas incandescentes, asomadas grietas. 26 Ofuscado símbolo que eterniza la densidad magnífica del trancurrir, presentando frescos besos cómo copas vacías. 27 Túnel del tiempo, cordel extendido exhumación de la vida. 28 Encontrar una réplica exacta de la muerte que no defraude los sentidos. 29 Muevo hacia atrás mis alas de piedra en el ácido del tiempo. 30 Número de mis años, la corriente de la historia vivida en la parálisis mental del instante, ese el el gozo sublime, oh, Dios, Gracias por dejarme ser tan buen poeta, sin sueños sólo somos ropa, ropa a caballo y grey.